.

.

.

el sabroso oficio / del dulce mirar GóngoraWie schwer es ist, die Schönheit zu begreifen! Günter Eich

domingo, 28 de febrero de 2010

¿Reparar el honor de Miguel Hernández?


Fragmentos del artículo Una confusión peligrosa, de Soledad Gallego-Díaz (El País, 28-2-10) en el que cuestiona que el Gobierno pretenda reparar moralmente el nombre del poeta Miguel Hernández.

(...)

El mejor homenaje que se puede rendir a un poeta es decir sus palabras, hacerlas entendibles en nuestros labios. Si se quiere homenajear a Miguel Hernández quizás lo apropiado fuera conseguir que sus libros estén en todas las escuelas públicas, concertadas y privadas, que los muchachos y muchachas de educación básica aprendan a leer en voz alta sus poemas y, quizás, que todos ellos, antes de abandonar la escuela, lleguen a saber de memoria, y se lleven para siempre en su cabeza, algunos de esos versos, los que más les hayan emocionado, los que en algún momento de su vida puedan volver a proporcionarles un instante de gozo secreto.

Lo que la memoria de Miguel Hernández no necesita, lo que sus palabras no precisan, es un certificado, un documento oficial expedido por el gobierno democrático de la nación en el que se repare moralmente el nombre del poeta. Miguel Hernández no necesita que se repare su honor. Jamás lo perdió. Lo perdieron quienes le encarcelaron y condenaron a 30 años, quienes permitieron que muriera en la cárcel, falto de alimentación y de atención médica. Son sus carceleros y quienes representan lo que ellos defendieron quienes deberían intentar reparar su honor, el suyo propio.

(...)

A muchos nos produce perplejidad y desasosiego que el Gobierno no sea consciente de lo peligroso de esa falta de claridad y de ese desorden. Es desolador que permita que se considere al sistema democrático nacido en 1978 heredero o representante de quienes le quitaron la palabra y la vida a Miguel Hernández y no, precisamente, de los valores que ese poeta, quizás más que ningún otro, representó y defendió. La democracia española no tiene que pedirle perdón a Miguel Hernández, ni mucho menos restituirle una fama o un honor que nunca fueron manchados. Conmemorar los cien años de su nacimiento no tiene nada que ver con emitir documentos que parecen certificados de penales a la inversa, sino mucho más probablemente con conseguir que no se reduzca el presupuesto para las escuelas infantiles públicas.

Miguel Hernández murió el 28 de marzo de 1942, en la enfermería de la cárcel de Alicante, a los 31 años, y según quienes asistieron al trance, se empeñó en mirar siempre hacia una ventana. No a la pared.



Para rematar estas acertadas palabras de Soledad Gallego-Díaz, dejamos aquí unos versos del poeta, de su Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941):

La libertad es algo
que sólo en tus entrañas
bate como el relámpago.


Richard Gerstl

Autorretrato riéndose, pintado poco tiempo antes de suicidarse


Autorretrato (1901)






Retrato del compositor Arnold Schoenberg














Richard Gerstl (1883-1908) fue un pintor austríaco formado entre la Academia de Viena y la escuela del húngaro Simon Hollossy. Su obra fue influida por el estudio de la pintura de Van Gogh, Lovis Corinth y Edvard Munch y no experimentó el clima de la Secesión vienesa. En sus paisajes y retratos con la violencia del color y de las formas deshechas, casi anticipadoras de la pintura gestual, consiguió expresar una violenta intensidad emocional.

En vida nunca expuso. Su obra fue denostada por los nazis y no fue hasta los años 60 que su obra fue conocida en los Estados Unidos. Se conservan 66 pinturas y 8 dibujos, el resto debió de ser destruido o se ha perdido.

(Datos de www.arcadja.com y del blog Una freak



Gerstl en 1905



sábado, 27 de febrero de 2010

Felicidades, Dexter. A tu salud




El saxo tenor norteamericano Dexter Gordon nació el 27 de febrero de 1923 y falleció en 1990. Uno de los mejores exponentes del bebop y del hardbop, participó también en una película de Bertrand Tavernier, Round Midnight (1986), donde daba vida a un músico de jazz inspirado en el pianista Bud Powell. Él aportó también sus vivencias y no lo hizo mal. Fue nominado a un Óscar por su interpretación.

Aquí lo vemos en una actuación en directo en Holanda, en 1963, acompañado al piano por George Gruntz, al bajo por Guy Pedersen y a la batería por Daniël Humair. El tema es todo un estándar, "What's New", compuesto por Johnny Burke y Robert Haggart. Billie Holiday grabó una fabulosa versión en 1955. Y como Gordon empieza a recitarlo, doy de paso la letra completa de la canción.



WHAT'S NEW

What's new
How is the world treating you
You haven't changed a bit
Handsome as ever I must admit

What's new
How did that romance come through
We haven't met since then
Gee but it's nice to see you again

What's new
Probably I'm boring you
But seeing you is grand
And you were sweet to offer your hand
I understand

Adieu
Pardon my asking what's new
Of course you couldn't know
I haven't changed
I still love you so

Adieu
Pardon my asking what's new
Of course you couldn't know
I haven't changed
I still love you so




Fotografiado por Herman Leonard en 1948





Felicidades, Liz

1947






1952


1957


A todo color



Con Montgomery Cliff en Un lugar en el sol (A Place in the Sun, 1951), de George Stevens


La gata en el tejado caliente de zinc (Cat on a Hot Tin Roof, 1958) de Richard Brooks


Con Katharine Hepburn en De repente el último verano (Suddenly Last Summer, 1959)
de Josep L. Mankievick

Felicidades, Liz.


La actriz Elizabeth Taylor nació en Hampstead, Londres, el 27 de febrero de 1932.



(La foto en color procede de Dr Macro y las restantes de Alice Japan)



Stephen Shore










Stephen Shore (1947) es un fotógrafo estadounidense conocido por sus inexpresivas imágenes, escenas banales y objetos sobre los Estados Unidos. Fue pionero en el uso de la fotografía en color.

Stephen Shore estuvo interesado en la fotografía desde muy joven. Autodidacta, cuando tenía seis años su tío le regaló un cuarto oscuro de revelado. Empezó a usar una cámara de 35mm tres años más tarde para tomar sus primeras fotografías en color. Cuando tenía diez años le regalaron una copia del libro American Photographs de Walker Evans, que le influyó profundamente. Su carrera profesional empezó a la edad de catorce años cuando presentó sus fotografías a Edward Steichen, por entonces encargado de fotografía del Museum of Modern Art de New York (MoMa). Steichen que supo reconocer el talento de Shore adquirió tres de sus trabajos. Cuando tenía diecisiete años conoció a Andy Warhol y empezó a frecuentar su estudio, la Factoría, para fotografiar a Warhol y el entorno creativo que le rodeaba. En 1971, con 24 años, Shore fue el segundo fotógrafo en vida que expuso su obra en el Museo Metropolitano de Arte de New York.

Shore se embarcó en una serie de viajes a la América rural tomando fotografías de paisajes. En 1972 realizó un viaje desde Manhattan a Amarillo, Texas, que despertó su interés por la fotografía en color. (...) Su libro Uncommon Places, de 1982, fue una especie de biblia para los nuevos fotógrafos que usaban el color, porque junto con William Eggleston, su trabajo probó que que la fotografía en color, como la pintura o la fotografía en blanco y negro, podía ser considerada un tipo de arte. Muchos artistas posteriores, como Nan Goldin, Andreas Gursky, Martin Parr, Joel Sternfeld y Tomas Struth, han reconocido estar influidodos por su trabajo.



viernes, 26 de febrero de 2010

Gloria's Step (Bill Evans)


La segunda toma de "Gloria's Step", tema compuesto por el bajista del trío de Bill Evans, Scott LaFaro, e interpretada por el más grande trío de piano, bajo y batería de la historia del jazz en el Club  Village Vanguard de Nueva York el 25 de junio de 1961. Bill Evans al piano, el malogrado Scott LaFaro al bajo y Paul Motian a la batería.



Un verso de Alcmán




Yo sé los cantos de los pájaros todos.


Alcmán (c. 630 a.C.)


Alcmán (siglo VII a. C.) era un poeta griego coral lírico de Esparta. Es el representante más antiguo del Canon de Alejandría de los nueve poetas líricos (los demás serán Safo, Alceo, Anacreonte, Estesícoro, Íbico, Píndaro, Simónides de Ceos y Baquílides).



Mendel el de los libros (Stefan Zweig)


Maravilloso relato Mendel el de los libros, del escritor austriaco Stefan Zweig (1881-1942), que narra la trágica historia de un excéntrico librero de viejo que pasa sus días sentado siempre a la misma mesa en uno de los muchos cafés de la ciudad de Viena. En 1915 Jackob Mendel es enviado a un campo de concentración, acusado injustamente de colaborar con los enemigos del Imperio austrohúngaro.

De esta manera leía Mendel en el café...


No necesité más que volver la vista hacia mi interior, tras los párpados, durante un segundo, y enseguida, de la sangre iluminada por las imágenes, ascendió su inconfundible figura. Le vi de inmediato en cuerpo y alma, tal y como solía sentarse a aquella mesita cuadrada con la superficie de mármol de un sucio gris, siempre repleta de libros y documentos. Cómo se sentaba allí, invariable e impertérrito, la mirada tras las gafas fija, hipnóticamente clavada en un libro. Cómo se sentaba allí y cómo, susurrando y rezongando durante la lectura, mecía su cuerpo y su calva mal pulida y salpicada de manchas hacia delante y hacia atrás, una costumbre adquirida en el cheder, el parvulario de los judíos del Este. Allí, en aquella mesa y sólo en ella, leía él sus catálogos y sus libros, tal y como le habían enseñado a hacer en la escuela talmúdica, canturreando en voz baja y balanceándose: una cuna negra, bamboleante. Pues así como un niño cae en el sueño y se olvida del mundo por medio de ese rítmico vaivén hipnotizador, también el espíritu, en opinión de aquellos devotos, se sume de manera más fácil en la gracia de la abstracción gracias a ese oscilar y columpiarse del cuerpo ocioso. Y en efecto, Jakob Mendel no veía ni oía nada de lo que ocurría a su alrededor. Junto a él alborotaban y vociferaban los jugadores de billar, corrían los marcadores, repiqueteaba el teléfono. Barrían el suelo, encendían la estufa... Él no se enteraba de nada. En una ocasión, un carbón al rojo vivo cayó fuera de la estufa; y ya olía a chamuscado y humeaba el parqué a dos pasos de él, cuando, alertado por el tufo infernal, uno de los parroquianos se dio cuenta del peligro y a toda velocidad se abalanzó para extinguir la humareda. Pero él, Jakob Mendel, a tan sólo dos pulgadas de distancia y ya tiznado por el humo, no había notado nada, pues leía como otros rezan, como juegan los jugadores, tal y como los borrachos, aturdidos, se quedan con la mirada perdida en el vacío. Leía con un ensimismamiento tan impresionante que desde entonces cualquier otra persona a la que yo haya visto leyendo me ha parecido siempre un profano. En Jakob Mendel, aquel pequeño librero de viejo de Galitzia, contemplé por primera vez, siendo joven, el vasto misterio de la concentración absoluta, que hace tanto al artista como al erudito, al verdadero sabio como al loco de remate, esa trágica felicidad y desgracia de la obsesión completa.

Mendel el de los libros, Traducción de Berta Vias Mahou, Acantilado, Barcelona, 2009



Página sobre el escritor austriaco,  Stefan Zweig  Más allá del tiempo.



jueves, 25 de febrero de 2010

La Alicia de Burton, la Alicia de Carroll

Mia Wasikowska, la Alicia de Tim Burton


Alice Liddel, por Lewis Carroll




"Veo desde la oscuridad..." (Antonella Anedda)

Fotografía de Alessandro Villa

I

Veo desde la oscuridad
como desde el más radiante de los balcones
El cuerpo es el hacha: se abate sobre la luz
apartándola en silencio
hasta la brecha más desnuda –lo negro
de un tiempo que compone
en el espacio pateado por mis pies
una tierra lentísima
- prometida

Antonella Anedda



I


Vedo dal buio
come dal più radioso dei balconi.
Il corpo è la scure: si abbatte sulla luce
scostandola in silenzio
fino al varco più nudo –al nero
di un tempo che compone
nello spazio battuto dai miei piedi
una terra lentissima
- promessa


(Traducido por El transcriptor)


Antonella Anedda nació y vive en Roma. Comenzó en 1992 con los poemas de Residenze invernali, seguidos por la selección de ensayos Cosa sono gli anni (1997) y La luce delle cose (2000). Con Donzelli ha publicado dos antologías de versos, Notti di pace occidentale (1999, Premio Montale) e Il catalogo della gioia (2003). Su último volumen de poemas, Dal balcone del corpo, ha sido publicado por  Mondadori en 2008.

(Traducido de la página www.donzelli.it)





miércoles, 24 de febrero de 2010

"...And the way you look tonight"


En la película de Kenneth Branagh Los amigos de Peter (1992), dos de ellos, el matrimonio formado por   Roger Charleston (Hugh Laurie, famosísimo ahora por su papel de Dr. House) y su mujer Marie (Imelda Staunton), que han pasado por una traumática experiencia familiar, cantan esta deliciosa canción con letra de Dorothy Fields y música de Jerome Kern: The Way You Look Tonight. Compuesta en 1936, ha sido grabada desde entonces por innumerables cantantes.

La versión que damos sirve para practicar la traducción del inglés al portugués, pues en esta lengua están as legendas.

THE WAY YOU LOOK TONIGHT

Some day, when I'm awfully low,
When the world is cold,
I will feel a glow just thinking of you...
And the way you look tonight.

Yes you're lovely, with your smile so warm
And your cheeks so soft,
There is nothing for me but to love you,
And the way you look tonight.

With each word your tenderness grows,
Tearing my fear apart...
And that laugh that wrinkles your nose,
It touches my foolish heart.

Lovely ... Never, ever change.
Keep that breathless charm.
Won't you please arrange it ?
'Cause I love you ... Just the way you look tonight.

Mm, Mm, Mm, Mm,
Just the way you look to-night.




Placeres (Bertolt Brecht)

Mi primera habitación en Berlín (Fotografía de Cecilia Fossati)


Desde luego que Bertolt Brecht tiene poemás sombríos, pero éste no es uno de ellos.



PLACERES

La primera mirada por la ventana al levantarse
el reencuentro con el viejo libro,
rostros entusiasmados,
nieve, el cambio de las estaciones,
el periódico,
el perro,
la dialéctica,
ducharse, nadar,
música antigua,
zapatos cómodos,
comprender,
música nueva,
escribir, plantar,
viajar,
cantar,
ser amable.




VERGNÜGUNGEN


Der erste Blick aus dem Fenster am Morgen
Das wiedergefundene alte Buch
Begeisterte Gesichter
Schnee, der Wechsel der Jahreszeiten
Die Zeitung
Der Hund
Die Dialektik
Duschen, Schwimmen
Alte Musik
Bequeme Schuhe
Begreifen
Neue Musik
Schreiben, Pflanzen
Reisen
Singen
Freundlich sein


Del libro Más de cien poemas (Bertolt Brecht), Traducción de Jenaro Talens, Vicente Forés y Jesús Munárriz. poesía Hiperión, 4ª edición, 2008.






martes, 23 de febrero de 2010

3 obras de Gustav Klimt


Idilio, 1884



Retrato de Helene Klimt (su nieta), 1898



Mäda Primavesi, c. 1912


Gustav Klimt en la Wikipedia.



Un poema de Picasso


Fotografía de Arnold Newman



Un poema de Picasso para acompañar a Buñuel.


Luego vino el cartero y el recaudador
de palmas y oles y el ciego de
la parroquia y el mirlo las
niñas de Ramón y las de Doña
Paquita la hija mayor la solterona
y el clérigo extrañados fríos
pintados de azafrán y verdes cargados
de fideos y de uvas negras de
algodón y acíbar gordos y muy
derechos hechos rábanos y
sartén llena de huevos con patatas
con chicharrones cubiertos de pulgas
y cencerros la sumisión al hombro
pobres y ricos llevados por la tormenta
sobre el trigo ardiendo mojando
su camisa de granizo ropa sucia.

Pablo Picasso



De Trozo de piel, una serie de poemas influidos por el surrealismo que Picasso escribió en 1959 y fueron publicados en 1961.




Idilio muerto (César Vallejo)


Fotografía del blog BoliviaSol

IDILIO MUERTO

Qué estará haciendo esta hora mi andina y dulce Rita
de junco y capulí;
ahora que me asfixia Bizancio, y que dormita
la sangre, como flojo cognac, dentro de mí.

Dónde estarán sus manos que en actitud contrita
planchaban en las tardes blancuras por venir;
ahora, en esta lluvia que me quita
las ganas de vivir.

Qué será de su falda de franela; de sus
afanes; de su andar;
de su sabor a cañas de mayo del lugar.

Ha de estarse a la puerta mirando algún celaje,
y al fin dirá temblando: «Qué frío hay... Jesús!»
y llorará en las tejas un pájaro salvaje.

César Vallejo


De su libro Los heraldos negros (1918)

lunes, 22 de febrero de 2010

Un ricordo per Giulietta Massina



Acabando el día, un recuerdo para la actriz italiana Giulietta Massina, que nació el 22 de de febrero de 1921 y murió en 1994. Su papel de Gelsomina, junto a Anthony Quinn como Zampanò, en La Strada (1954), película dirigida por su marido Federico Fellini, permanece en el recuerdo de todos los que la han visto.

El fragmento elegido se desarrolla tras el arresto de Zampanó después de haber tenido una pelea con El loco (Il matto), personaje interpretado por Richard Basehart. Éste habla con Gelsomina. El vídeo está en versión original. Oigamos cómo era la voz de Giulietta Massina





Últimas cenas

La Santa Cena, Juan de Juanes (h. 1550)


Viridiana (1961), de Luis Buñuel


Octavio Paz y John Huston sobre "Nazarín"




Nazarín (1959) es una película mexicana dirigida por Luis Buñuel, inspirada en la novela homónima de Benito Pérez Galdos. El protagonista principal es Francisco Rabal, como el padre Nazario. La película recibió el Premio del Jurado en el Festival de Cannes de 1959.

Sinopsis: El padre Nazario es un sacerdote que ejerce en México, en los primeros años del siglo XX durante el gobierno de Porfirio Díaz. Este personaje expresa lo que los Evangelios dicen que fue Jesús: un hombre libre, comprometido, misericordioso y cercano a la gente. Sus feligreses son los pobres que viven cerca de él. Pero al intentar proteger a una prostituta que ha causado un incendio, tiene que huir, perseguido por la justicia. En su huida, el padre Nazario se replanteará su propia fe, a la vista de los acontecimientos que sufre y de los hechos que conoce.


"A medida que la imagen de Cristo palidece en la conciencia de Nazarín, comienza a surgir otra: la del hombre. Buñuel nos hace asistir, a través de una serie de episodios ejemplares, en el buen sentido de la palabra, a un doble proceso: el desvanecimiento de la ilusión de divinidad y el descubrimiento de la realidad del hombre. Lo sobrenatural cede sitio a lo maravilloso: la naturaleza humana y sus poderes. Esta revelación encarna en dos momentos inovidables: cuando Nazarín ofrece los consuelos del más allá a la moribunda enamorada y ésta responde, asida a la imagen de su amante, con una frase realmente estremecedora: cielo, no; Juan, sí; y al final, cuando Nazarín rechaza la limosna de una pobre mujer para, tras un momento de duda, aceptarla -no ya como dádiva, sino como un signo de fraternidad-. El solitario Nazarín ha dejado de estar solo: ha perdido a Dios, pero ha encontrado a los hombres...

El tema de Pérez Galdós es la vieja oposición entre el cristianismo evangélico y sus deformaciones eclesiásticas e históricas. El héoe del libro es un cura rebelde e iluminado, un verdadero protestante: abandona la Iglesia, pero se queda con Dios. La película de Buñuel se propone mostrar lo contrario: la desaparición de la figura de Cristo en la conciencia de un creyente sincero y puro. En la escena de la muchacha agonizante, que es una trasposisición del Diálogo entre un sacerdote y un moribundo, de Sade, la mujer afirma el valor precioso e irrecuperable del amor terrestre: si hay cielo, está aquí y ahora, en el instante del abrazo carnal, no en un más allá sin horas y sin cuerpos."

Octavio Paz




"Desde el fin de la guerra, las dos grandes películas que yo he visto son Ladrones de bicicletas y Nazarín.

La película de Buñuel es una obra maestra que perdurará en la historia del cine. Dentro de un ambiente mexicano plenamente logrado, con una raíz local profunda e inconfundible, se logra en Nazarín tratar un tema de de validez universal. La película ha realizado plenamente este tema hmano dentro de una forma artística de gran pureza.

Nazarín es una obra de conjunto realizada con profundo ánimo artístico, sin concesiones de ninguna clase. Es un filme excepcional dentro de la producción actual del mundo.

Me hubiera enorgullecido dirigir Nazarín."

John Huston

(Las citas de Paz y de Huston han sido tomadas del libro Luis Buñuel. Obra cinematográfica de Agustín Sánchez Vidal, Ediciones J.C., Madrid, 1984)

Nota. Aquí venía un fragmento del comienzo de la película en vídeo. Juro que se veía. Al final, no ha podido ser.